PROFETIZA
CONTRA
LAS NACIONES

Un libro del tiempo del fin por Ronald Weinland

Ap 10:11

Capítulo 4
EL FIN DEL ENGAÑO



HE HABLADO ANTES sobre como Satanás ha engañado a todo el mundo. Lamentablemente, debido a su ingenuidad, la mayoría de las personas no puede siquiera empezar a comprender lo que este hecho realmente significa. Pero esta afirmación significa exactamente lo esto. Sobre todo cuando se trata de la religión. De los muchos seguidores del cristianismo tradicional, son pocos los que creen que Satanás es un ser espiritual real que trabaja para engañar a toda la humanidad. Él no es solamente un ser maligno y muy real, pero, para ser sincero, sólo Dios puede liberar a las personas de las garras de su engaño, porque él es mucho más poderoso que lo que la mayoría de las personas puede siquiera entender. Durante 6.000 años Satanás ha estado perfeccionando sus sistemas, que él usa como artimañas para engañar a los seres humanos. Y ahora las personas simplemente nacen dentro de esos sistemas y los aceptan como siendo la verdad.

Satanás es simplemente un mentiroso. Cristo dijo que él es el padre de la mentira. Así es él. Y con el poder que él y los demonios tienen, tanto individualmente como juntos, ellos pueden ejercer una enorme influencia sobre las personas y a veces incluso poseerlas. Y ellos ejercen esa influencia y poder sobre los que se someten voluntariamente a ellos o desean practicar el mal. Ellos pueden ejercer una enorme influencia sobre aquellos que están llenos de orgullo, de egoísmo y que están sedientos de riquezas y de poder, porque esas personas se someten más fácilmente a su influencia. Las personas que tienen menos control sobre su propia mente, debido al uso de drogas, al consumo excesivo de alcohol, o a enfermedades mentales, también pueden ser más susceptibles a tales influencias. Estos seres malignos ejercen una fuerte influencia sobre algunos individuos motivándoles a hacer lo que ellos les ordenan, creando caos, sembrando y propagando sus maldades y sus engaños en la mente de esas personas y haciéndolas creer que esto es algo que viene de ellas mismas.

Y esto es lo que ellos han estado haciendo a lo largo de los siglos en la vida de individuos que han tenido gran influencia en las sociedades y en las naciones. Esto ha pasado a menudo con líderes religiosos, con académicos, con escritores, con profesores (maestros), con científicos y con gobernantes de naciones y de reinos. Estos seres espirituales prefieren centrarse en las personas que pueden tener una mayor influencia sobre la sociedad y sobre el mundo que en las personas corrientes.

Hace mucho tiempo que Satanás instituyó falsas creencias religiosas en el mundo, creencias éstas que él hace pasar por verdad. Y aunque estas creencias tienen algo de verdad en ellas, esto ha sido muy distorsionado. Esas creencias están a menudo relacionadas con creencias o doctrinas paganas. Y personas como Simón, del que ya he hablado antes, han mezclado esas prácticas y creencias con las prácticas y creencias del verdadero cristianismo, creando entonces un movimiento religioso falso, que es muy popular y que se autodenomina cristianismo.

Hay una obra literaria que tuvo un gran impacto sobre los líderes religiosos y organizaciones, debido a las raras ideas que algunas personas tienen sobre la vida después de la muerte en el infierno o en el cielo. Se trata de La Divina Comedia, que fue escrita por Dante. Y muchas mentes han aceptado de buena gana los conceptos pervertidos y las ideas distorsionadas presentadas en esta obra, que han llevado a otros escritores y líderes religiosos a seguir tergiversando la verdad, especialmente en lo que se refiere a la existencia del infierno, un lugar de fuego y tormento.

Un importante gobernante, el emperador Constantino, fue alguien que tuvo un gran impacto sobre lo que hoy es aceptado como siendo el cristianismo tradicional. Voy a hablar de eso más delante. Fue “a través de él” que las más primordiales doctrinas del cristianismo tradicional fueron concebidas e instituidas.

Muchas de las creencias paganas que Satanás y los espíritus demoníacos se han ocupado de establecer en el mundo antes, se han vuelto más refinadas y se han fortalecido, tomando la forma de las prácticas y falsas creencias modernas. Y la mayoría de las personas simplemente acepta las creencias religiosas de sus padres o de alguien cercano a ellas. La mayoría de las personas simplemente “nace” los falsos sistemas que Satanás ha creado hace mucho tiempo.

Una persona puede nacer en una familia católica, y más tarde convertirse en un seguidor de la iglesia de Cristo. Y una persona que ha nacido en una familia de seguidores de la iglesia de Cristo puede convertirse en un seguidor de los adventistas del séptimo día o de los bautistas. Pero en todos los casos, lo que esa persona cree se basa en las doctrinas del cristianismo tradicional, y todo esto está intrínsecamente relacionado entre sí por creencias comunes que comparten. Y aunque algunas personas puedan cambiar y pasar a frecuentar una iglesia diferente de la iglesia que frecuentaba de niño, sus creencias fundamentales siguen siendo muy parecidas.

Y a medida que usted sigue leyendo el presente capítulo, puede que le resulte difícil comprender la extensión del enmarañado de engaños que Satanás ha tejido con mucha maestría en las doctrinas y creencias del cristianismo tradicional.

Si no fuera por el hecho de que las personas ahora están empezando a darse cuenta de que hay algo muy malo pasando con este mundo, y que las cosas se están poniendo cada vez peores y muy rápidamente, seguro que la mayoría de los que están leyendo el presente libro simplemente dejarían de leerlo mucho antes de llegar a este punto. Y si ellos no hubiesen dejado de leer antes, seguro que lo harían en este capítulo. Pero las personas ahora están viviendo en un mundo está cada vez más fuera de control, y que, al que parece, a cada día se vuelve mucho, mucho peor. ¡Y eso es así!

Si no fuera por los acontecimientos cada vez más catastróficos, que con cada vez más frecuencia están teniendo lugar en este mundo, la mayoría de las personas simplemente no prestaría atención a lo que yo estoy escribiendo. Y ÉSTA es la razón por la cual Dios está permitiendo que este mundo experimente catástrofes y muertes a tan gran escala; porque si Dios no hace esto las personas no darán oídos a Él. Esta es la única manera para que muchas personas puedan ser a salvo de todo esto y comiencen a ser preparadas para aceptar el regreso de Su hijo, que se convertirá en el gran Rey-Mesías.

Lo que está escrito aquí viene de Dios. Y como Su apóstol y profeta para este tiempo del fin, yo estoy diciendo a usted que todo en el cristianismo tradicional es puro engaño y está plagado de falsas doctrinas.

Y es muy difícil hasta mismo contemplar como verosímil que tantos puedan estar tan equivocados. ¿Cómo puede ser tal cosa posible?

Esto se debe al hecho de que existe un cierto poder que nosotros, como seres humanos, no vemos ni entendemos. Ese poder es un poder que existe en el mundo espiritual, son seres espirituales que han estado usando el poder que tienen de manera indebida. Este es un poder que va más allá del poder que tienen los seres humanos. Y probablemente Satanás y los demonios han estado perfeccionando sus habilidades en el uso indebido de tal poder durante millares de años. ¿Y cómo puede la mente humana comprender algo así? Esto es algo que está mucho más allá de la comprensión humana. Y como he dicho antes, sólo Dios puede librar a una persona de tal poder. Un poder que ha sido utilizado para engañar a todo el mundo. Esto es exactamente lo que estos seres han hecho.

Y ellos no solamente han engañado a las personas en el mundo con todo tipo de ideas sobre dioses, sobre lo sobrenatural, la inmortalidad, y esa clase de cosas, pero ellos también han engañado a más de la mitad de la población mundial, haciéndoles pensar que su creencia sobre Dios es verdadera. Hay unos 2,5 mil millones de personas, que se consideran seguidoras del cristianismo tradicional, que están completamente engañadas. Esas personas están engañadas en cuanto a lo que creen. Y como resultado de esto ellas están ciegas para la verdad sobre de Dios, sobre Sus caminos, y sobre Su verdad.



Una Lista de las Falsas Doctrinas

¿Cuáles son las falsas doctrinas del cristianismo tradicional? Ya he hablado de algunas de ellas en el presente libro. Esas doctrinas son el fundamento sobre el cual el cristianismo tradicional de hoy ha sido establecido. Y si usted realmente “ve” que todas esas doctrinas son falsas, como yo estoy afirmando, ¿qué queda entonces del cristianismo tradicional?

Estas falsas doctrinas y creencias, que son aceptadas por tantos, no están en la Biblia. Ellas no tienen ningún fundamento bíblico, y son en realidad totalmente contrarias a las verdaderas doctrinas y creencias que Dios dio a los seres humanos.

A continuación le doy una lista con algunas de esas falsas doctrinas y creencias:

  • La doctrina de la trinidad
  • El domingo como “el día” de adoración
  • La navidad
  • La pascua
  • Cristo murió en una cruz
  • Cristo murió en un viernes, en lo el llamado “viernes santo”
  • Cristo fue resucitado en un domingo por la mañana
  • El ser humano posee un alma inmortal
  • La ley de Dios fue “abolida” por Cristo
  • Después de la muerte una persona va directamente o bien al cielo o bien al infierno
  • La recompensa para los que son “salvos” es ir al cielo para estar allí por toda la eternidad
  • Existe un infierno donde hay tormento eterno
  • Los niños pequeños pueden ser bautizados
  • Habrá un rapto de la iglesia
  • Tomar la comunión semanal o simplemente tomar la comunión
  • Los santos están en el cielo
  • Uno puede rezar a los santos y/o a la virgen María
  • Cristo fue un hombre debilucho, con apariencia piadosa y tenía el pelo largo
  • Un ministro o sacerdote puede perdonar los pecados de una persona
  • Un ministro puede ser llamado de reverendo, padre, pastor, obispo o papa


El Origen de las Falsas Creencias

¿Pero de dónde vienen todas estas falsas enseñanzas y creencias? Esta pregunta debería ser bastante fácil de responder, si usted piensa un poco sobre algunas de las cosas que ya he dicho aquí. Esto viene de su autor, que es Satanás. Él es el gran engañador y el gran adversario de Dios. Y no debería ser una sorpresa para nadie que él sea el autor de todas estas “falsas” y “engañosas” creencias.

Satanás ha hecho todo lo posible para distorsionar, tergiversar, ocultar, y mentir sobre la verdad de Dios. Él ha sido muy obstinado en sus esfuerzos para alejar la mente de todos los seres humanos de Dios. El diablo ha luchado constantemente contra la verdad de Dios, contra los caminos de Dios y contra aquellos a quienes Dios ha llamado. Él odia a Dios y odia especialmente a todos los seres humanos.

Luego después del diluvio, en los tiempos de Noé, Satanás puso manos a la obra y comenzó a trabajar para inculcar en los seres humanos falsos conceptos e ideas sobre la existencia de diferentes dioses. Satanás ha engañado fácilmente a las personas, ofreciéndoles algo que era muy seductor para la naturaleza humana carnal. La verdad, que requiere un cambio en la manera que una persona elige vivir, es algo contrario a nuestra naturaleza.

No tiene caso hablar aquí sobre los falsos dioses (los dioses paganos) que Satanás ha creado para alejar a las personas del conocimiento sobre el verdadero Dios, porque esta información puede ser encontrada en Internet, en libros de referencia, y también en enciclopedias. La Biblia nos cuenta que en el pasado las personas solían adorar a una “diosa del cielo”, cuyo nombre variaba de acuerdo a los diferentes idiomas en las diferentes regiones. Esa diosa era conocida como Astarté, Ishtar, Eostre, etc. (Este es el origen de la palabra inglesa para pascua, easter.) El culto a esa diosa abarcaba tanto algunas prácticas sexuales inmorales, invocando la fertilidad, como la adoración con el rostro hacia el oriente, que es donde sale el sol.

La adoración al dios Baal estaba asociada a la adoración al sol, al igual que la adoración al dios Moloch. Aunque entonces surgieron muchas otras creencias religiosas, éstas que he mencionado son las principales que Satanás utilizó para alejar a los israelitas del conocimiento y de la adoración a Dios.

Y sería bueno notar aquí que cuando la nación de Israel se dividió, como ya he mencionado antes, la nación que quedó al sur, Judá, continuó observando el Sabbat en el séptimo día de la semana (que para nosotros es el sábado) y también los Días Sagrados de Dios. La nación que quedó en las tierras del norte, que tenía un rey diferente, conservó el nombre de Israel, porque estaba formada por la mayoría de las tribus.

Jeroboam, que era rey de Israel en aquel entonces, tenía miedo que los hijos de Israel no se mantuviesen unidos y que no le apoyasen como su rey. La Biblia dice que él tenía miedo de que cuando los israelitas viajasen a Jerusalén en los Días Sagrados anuales para adorar a Dios en el templo, que ellos empezasen a añorar su antigua gloria, cuando todo el pueblo estaba unido como una sola nación.

Y como Jeroboam temía que ellos pudiesen elegir a Roboam, rey de Judá, como su rey, él cambió las celebraciones de los Día Sagrados a días diferentes, y mandó construir tres lugares en Israel donde el pueblo pudiese ir a adorar sin tener que hacer el largo viaje hasta Jerusalén. Toda la adoración fue cambiada a algo que estaba entre la manera que ellos adoraban a Dios antes y la manera que los otros pueblos de la región adoraban a otros dioses. El dios más adorado en toda aquella región era Baal. Israel no solamente cambió el calendario de Dios para los Días Sagrados anuales, sino que también cambió el día en que el Sabbat semanal debía ser observado. En lugar de observar el Sabbat en el séptimo día de la semana, ellos lo cambiaron para el primer día de la semana.

El culto a Baal y a Moloc incluía la adoración del sol el en primer día de la semana, que para nosotros es el domingo. Satanás ya había iniciado esta práctica pagana varios siglos antes. Cuando el pueblo de Israel salió de Egipto, Dios les dio Sus Mandamientos, que incluyen la observancia del Sabbat en el séptimo día. Y como Satanás odia el Sabbat de Dios, él ya había engañado a otras naciones, ya en aquella época, llevándolas a la adoración de Baal en el primer día de la semana, que para nosotros hoy día es el domingo, el día de la adoración al sol.

Jeroboam cambió las celebraciones de los Días Sagrados y como consecuencia de esto Israel fue llevado cautivo por los asirios. Dios envió a los asirios para invadir Israel, y los asirios llevaron a los israelitas a diferentes regiones de Europa. Dios hizo esto porque Israel se negó a arrepentirse (a cambiar) por observar sus propios días sagrados y por adorar en el primer día de la semana (en el domingo) en lugar de adorar en el Sabbat semanal (en el sábado). La Biblia menciona una y otra vez que Israel siguió en los pecados de Jeroboam. Y fue exactamente por eso, porque ellos siguieron en estos pecados, que Dios permitió que ellos fuesen llevados cautivos. Y como resultado de eso ellos perdieron por completo su identidad. Y es por eso que la tribu de Judá comenzó a referirse a ellos como las diez tribus perdidas de Israel.

Y en los días de hoy esas personas siguen todavía sin saber quienes realmente son y de dónde descienden. Las naciones de Europa occidental, y también el Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y los Estados Unidos, no tienen ni idea de que ellos son los descendientes de las antiguas tribus de Israel.

Judá, por otro lado, también fue llevado al cautiverio, pero ellos nunca perdieron su identidad. El pueblo judío siempre han sabido quienes son y ellos siempre han observado el Sabbat en el séptimo día, como Dios ordena. Dios les dijo que porque ellos habían contaminado los Sabbats de Dios ellos serían mantenidos en el cautiverio durante 70 años, antes de poder regresar a Judá y a Jerusalén. Ellos no estaban observando los Sabbats de la manera que Dios les había ordenado. Ellos seguían observando los Sabbats de Dios pero ellos comenzaron a hacer negocios en los Sabbats, profanando los Sabbats.



El Cambio del Sabbat

La Iglesia fue dispersada por las regiones de Judá y de Samaria a causa de la persecución que empezó a sufrir nada más ser establecida. Durante muchos siglos el culto a Baal y a otros dioses paganos había estado siendo practicado en Samaria. Y ellos seguían practicando estas creencias, o las creencias directamente relacionadas a éstas, bajo el dominio del Imperio Romano en aquel entonces. Después de muchas generaciones, las personas ya estaban acostumbradas a esas observancias y prácticas religiosas como el culto al dios sol, que tenía lugar en el primer día de la semana – nuestro domingo.

Los primeros apóstoles enseñaban sobre Cristo, sobre sus enseñanzas, sobre su muerte y resurrección. El los romanos estaban un poco agitados porque esas enseñanzas interferían en sus creencias ya establecidas, creencias que los gobernantes utilizaban para ejercer oprimir el pueblo, atosigando a sus súbditos para que estos les adorasen. Esto ha sido así a largo de la historia, muchos gobernantes decían gozar del favor de los dioses o eran venerados como dioses. Satanás ha sido muy hábil engañando a la mente débil de los seres humanos.

Un ejemplo de esto son los faraones y otros gobernantes a lo largo de la historia, pero esto también pasaba con los Césares. El Imperio Romano tenía al verdadero cristianismo de los apóstoles como una amenaza y odiaba sus enseñanzas. Los romanos ya odiaban a los judíos, que eran conocidos por guardar el Sabbat, el séptimo día de la semana. Esa práctica de los judíos era algo que fastidiaba al gobierno romano, sobre todo porque los judíos eran muy estrictos y se negaban a hacer negocios en ese día o en sus días sagrados anuales.

Cuando el verdadero cristianismo surgió, sus seguidores ya tenían dos grandes enemigos: el Judaísmo (principalmente sus líderes) y los romanos.

A Simón no le resultó muy difícil comenzar a combinar la adoración pagana con la verdad sobre Cristo. Esto fue algo muy fácil para él, porque el pueblo de Israel ya había empezado a hacer esto mucho antes. Y entonces él, y otros como él, cambiaron la verdad enseñada por los discípulos sobre el Sabbat en el séptimo día a la adoración en el primer día de la semana. Esto fue algo fácil, algo que ni siquiera fue cuestionado por los que entonces ya practicaban sus creencias paganas en ese día.

Otros líderes religiosos que ya eran sacerdotes de Baal u otros dioses, que ya eran maestros de esas creencias, comenzaron a hacer lo mismo que Simón, ya que esto les confería más autoridad, más popularidad y más riquezas. Ellos simplemente añadían las historias sobre Cristo y sobre la vida de Cristo a sus prácticas y creencias. Ellos lo combinaban todo muy bien y de una manera muy perversa, algo que Satanás ya había planeado mucho antes.

Por vuelta del año 325 d.C. la Iglesia de Dios seguía siendo muy pequeña, y seguía siendo muy perseguida. Y también seguía siendo odiada por muchos, como siempre había sido. Principalmente por los líderes religiosos y funcionarios del gobierno. Poco antes de esto Constantino había llegado al poder en Roma. Él, influenciado por su madre, se había convertido al “cristianismo”. Pero su madre no seguía las enseñanzas de la Iglesia de Dios y de los apóstoles de la época, pero las enseñanzas de aquellos que habían mezclado sus prácticas paganas y creencias con las historias sobre Cristo.

Y el método que ellos usaban entonces no ha cambiado mucho en los últimos 1.800 años. Esto sólo se volvió más refinado, porque los líderes religiosos de hoy hablan mucho sobre Cristo pero no enseñan lo que él enseñó, lo que él vivió. Jesús Cristo vivió en obediencia a las leyes de Dios. Él guardó los Sabbats de Dios y enseñó a las personas sobre el plan y el propósito de Dios. Él les enseñaba en los Sabbats. Pero hoy la mayoría de los seguidores del cristianismo tradicional enseña que Jesús Cristo abolió las leyes de Dios, los Diez Mandamientos. Mismo cuando queda claro que los apóstoles, después de la muerte de Cristo, seguían enseñando en esos días y seguían observando esos días, al igual que Cristo.

Una de las primeras cosas que quedaron registradas sobre lo que Jesús Cristo enseñó tiene que ver con la ley: “No penséis que he venido a abolir la ley o los profetas; no he venido a abolir, sino a cumplirla, porque de cierto os digo que antes que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” (Mateo 5:17-18).

Los seguidores del cristianismo tradicional tergiversan las cosas y dicen que Cristo cumplió la ley. Pero muchos de los estudiosos de la Biblia, que conocen muy bien las escrituras, saben que lo que Cristo dijo aquí se refiere al sistema de sacrificios y a las leyes relativas a ese sistema. Ellos utilizan el nombre de Cristo para dar credibilidad a sus falsas doctrinas, pero no enseñan la verdad que él enseñó.

Lo que Cristo dijo sobre la ley y los profetas deja muy claro que nada de lo que fue escrito en la ley o en los profetas sería abolido (cambiado o anulado) hasta que todo se haya cumplido. Dios deja muy claro que Él cumplirá todo lo que ha sido escrito en la profecía. Esto se cumplirá. Esto será cumplido en los próximos 1.100 años; y un poco más. Porque después de esto todo lo que los profetas han escrito se habrá cumplido – estará terminado.

Toda la ley se habrá cumplido cuando la creación espiritual de Dios esté completa en todos los que Dios ha llamado, en todos los que se han sometido a esa completa transformación y creación que debe tener lugar en la mente de una persona antes que esa persona pueda recibir la vida espiritual. Eso será cumplido en los próximos 1.100 años, y un poco más, porque entonces la familia espiritual de Dios estará completa y todos los que serán parte de ella habrán sido resucitados y tendrán la vida eterna como seres espirituales.

Sus mentes entonces habrán sido completamente transformadas para estar en completa unidad con la mente de Dios, con los caminos de Dios, porque entonces la ley se habrá cumplido en ellos – en su mente.

Cristo deja claro que el cumplimiento de la ley y de toda la profecía es tan importante que ni una jota ni una tilde pueden ser quitadas (alteradas o invalidadas) de ella. Esto significa que de todo lo que está escrito en la ley y en los profetas, ni un apóstrofe o un punto en una “i” puede ser quitado.

Pero hay muchas iglesias que no tienen ningún reparo en enseñar que Cristo abolió la ley. La única ley que fue abolida es la mencionada en el libro de Hebreos. Muchos que leen esos versículos piensan que ellos se refieren a los Diez Mandamientos. Pero esto no es verdad. Estos versículos se refieren a la ley de los sacrificios, que eran ofrecidos por el sacerdocio levítico. Esto se refiere al sacrificio de animales, cuya sangre era derramada, y ellos eran ofrecidos a Dios en el altar. El libro de Hebreos deja muy claro que esos sacrificios de animales no servían para quitar el pecado, y que el único sacrificio que quita el pecado es el sacrificio de Jesús Cristo, a través de su sangre. Jesús Cristo cumplió todo lo que ese sistema de sacrificios representaba.

Y cuando algunos ministros del cristianismo tradicional dicen que los Diez Mandamientos fueron abolidos, si usted menciona cada uno de los mandamientos y les pregunta: “¿Significa esto que el adulterio, el robo, la mentira, el asesinato, y maldecir a Dios está bien?”, su respuesta suele ser: “¡Por supuesto que no!” Pero si usted les pregunta si uno debe guardar el Sabbat de Dios en el séptimo día, lo que ellos suelen responder es: “No. Eso ha sido abolido.”

Las personas siempre han odiado los Sabbats de Dios; tanto los Sabbats semanales como los Sabbats anuales. Ellas no se dan cuenta de que hay un ser, un espíritu que es muy real, que les incita a este resentimiento y a este prejuicio en contra de estas celebraciones. Satanás quiere mantener a las personas alejadas de cualquier observancia o de las enseñanzas verdaderas sobre los Sabbats de Dios porque esto es lo que revela el plan de Dios del principio al fin.

Y en lugar de esto, Satanás ha tenido mucho éxito en hacer con que las personas centren su atención en el nacimiento de Jesús Cristo, que ni siquiera fue en diciembre. Satanás ha tenido mucho éxito engañando a las personas con la celebración de la pascua; sobre todo en lo que se refiere al culto en la mañana de la pascua, cuando sale el sol, que como ellos dicen es para celebrar la resurrección de Jesús Cristo, que según ellos fue resucitado el domingo por la mañana. Algo que no es verdad.



El Concilio de Nicea

Siglos después de la muerte de Cristo Constantino asumió el poder del Imperio Romano. Y un día, justo antes de ir a una gran batalla, Constantino tuvo una “visión”. Hay muchos relatos históricos sobre esto y como los detalles mudan un poco no se sabe al cierto si eso fue un sueño, una premonición, o algún tipo de visión. Pero él vio algo. Pero todos los relatos dicen que él vio una cruz en el cielo con ciertas letras o palabras escritas en ella.

Voy a hablar de algunos acontecimientos históricos en este capítulo, pero no detalladamente. Los que estén interesados pueden buscar la información disponible sobre eso. Por ejemplo, usted puede aprender más si busca información sobre la navidad, Baal, la pascua, el Concilio de Nicea, el culto dominical, la doctrina de la trinidad, etc.

Pero en lo que se refiere a esa “visión” de Constantino, los relatos dicen que después de ver esa cruz él ordenó a sus soldados que pintasen este símbolo con las letras que vio en sus escudos. Esas letras eran las letras IHS, que son una especie de monograma o símbolo del nombre Jesús. Él creía que lo que había visto estaba relacionado con la muerte de Cristo y que el propio Jesús le había mostrado esta “visión”.

La historia cuenta que los soldados hicieron como Constantino les había ordenado y que lograron una abrumadora victoria en dicha batalla. Y desde entonces el símbolo de la cruz comenzó a ganar importancia, se tornó un símbolo que más tarde adquirió más importancia aún para el cristianismo tradicional. Pero este símbolo, en algunas de sus variaciones, ya era utilizado en las prácticas paganas más de 1.000 años antes de eso. Y esas prácticas paganas fueron entrelazándose cada vez más, y con cada vez más insistencia, con las practicas del cristianismo tradicional, que se hacía cada vez más poderoso.

Durante muchos siglos la cruz había estado relacionada con la superstición y con el culto pagano. Eso era una especie de talismán y un símbolo de su religión. Y así fue como surgió la historia de que Cristo murió en una cruz. Y este falso concepto comenzó a ser mezclado con las prácticas y observancias del cristianismo tradicional.

Y claro está que la visón que tuvo Constantino no vino de Jesús Cristo o Dios. Y no debería ser muy difícil de averiguar quien fue el responsable de este engaño. Al que parece esta visón tuvo un enorme impacto sobre el emperador Constantino. Él comenzó a mostrar más interés por la religión de su madre. Él comenzó a tratar directamente con los sacerdotes que representaban ese movimiento, que hoy es conocido como el cristianismo tradicional. Pero nada de lo que Constantino estaba haciendo tenía que ver con Dios, con la verdadera Iglesia de Dios o con los apóstoles de Dios de entonces.

Y no pasó mucho tiempo para que Constantino empezara a molestarse por el desacuerdo y la oposición que existía en su imperio entre los muchos grupos que fueron surgiendo dentro del falso cristianismo. En aquel entonces esos grupos se habían expandido hacia Egipto, hacia las tierras de Judea, a lo que hoy es Turquía, y hacia el oeste, más allá de Roma.

En el año 325 d.C. Constantino convocó a un grupo de muchos maestros y sacerdotes de todo el imperio en lo que quedó conocido como el Concilio de Nicea. Constantino no se limitó a convocar esa reunión para que ellos pudiesen discutir y decidir las cosas entre ellos, pero él también aportó su opinión a la discusión, manteniendo el control y asegurándose de encauzar las cosas y llevar la discusión a una determinada dirección.

Este concilio tenía 2 objetivos principales, aunque entonces fueron tomadas más decisiones que resultaron en decretos.

El primer objetivo de Constantino era acabar de una vez por todas con el desacuerdo que había entre muchos grupos sobre el tema de si Cristo era o no Dios. Una de las creencias que contaba con el apoyo de muchos era la creencia de que Jesús Cristo no había existido antes de nacer de María, antes de nacer como ser humano. Pero dentro de esta creencia había diferentes ideas sobre el hecho de si él era o no Dios.

La idea que algunos sacerdotes y el propio Constantino defendían era lo que más tarde quedó conocido como la doctrina de la trinidad, que afirma que Jesús Cristo siempre ha existido, al igual que Dios Padre. La doctrina de la trinidad también afirma que existe un tercer ser en la deidad, un espíritu, que tiene diferentes nombres, pero que es descrito como el espíritu santo. Según esa doctrina estos tres seres son seres totalmente independientes, con identidad propia, pero son uno – son un solo Dios.

Y con el tiempo esa doctrina fundamental pasó a ser parte (y sigue siendo) de la adoración; y la relación entre estos tres seres, que son uno, es mencionada durante la adoración en los domingos por la mañana. Ellos suelen repetir una oración conocida como el Credo de los Apóstoles, afirmando su fe en la trinidad.

Y esta iglesia cree que sus dirigentes recibieron la autoridad de apóstoles para establecer dicha doctrina, pero ninguno de estos líderes religiosos son conocidos como apóstoles o son llamados apóstoles. Además, ningún apóstol puede cambiar cualquiera de las doctrinas establecidas por Dios en la Biblia. ¡Esas cosas nunca cambian! Pero las personas creen que el decreto de un papa puede cambiar las doctrinas de la Biblia.



Del Pesaj a la Pascua

Además de instituir la doctrina de la trinidad como una enseñanza unificada para esa iglesia, Constantino también instauró un importante cambio para estandarizar las doctrinas y creencias de esa iglesia.

Algunos de estos grupos del falso cristianismo seguían observando el Pesaj, mientras que otros observaban la pascua. Para los romano el Pesaj estaba vinculado al judaísmo, una religión que a ellos no les gustaba para nada, como tampoco les gustaban los judíos. Pero había otros motivos para que ellos abrazasen la celebración de la pascua. Y éstos motivos eran mucho más siniestros y engañosos.

Constantino quería instituir como observancia algo que muchos de los falsos cristianos ya abrazaban y que también era parte de las prácticas paganas de los muchos grupos religiosos que existían dentro del imperio. Y esto era la celebración de la pascua. Constantino entonces decretó que el Pesaj ya no debía ser observado. Los falsos cristianos observaban la pascua con una celebración en la mañana del domingo, afirmando que fue entonces que Jesús Cristo fue resucitado de entre los muertos. Y como su celebración estaba supuestamente relacionada con la resurrección de Cristo, ellos pasaron a asociar el domingo con el Pesaj, ya que Jesús Cristo había sido muerto en el Pesaj.

La pascua ya era una observancia de esta recién fundada organización religiosa, pero se tornó una observancia unificada cuando Constantino comenzó a controlar esa religión. La doctrina de la trinidad y la observancia de la pascua pasaron a ser entonces las doctrinas “oficiales” unificadas de esta recién fundada religión. Con el tiempo Constantino siguió otorgando cada vez más autoridad y poder a este “nuevo cristianismo”, que en realidad era un falso cristianismo, decretando esa religión como la religión oficial del Imperio Romano.

Pero Constantino tenia otro importante motivo para hacer de la pascua una observancia oficial de esa religión, que fue el precursor del cristianismo tradicional. El hecho de que la pascua era celebrada cuando el sol salía en el domingo y la enseñanza de que Jesús Cristo resucitó en un domingo por la mañana conferían mayor credibilidad a la adoración en el domingo por la mañana en lugar de en el séptimo día de la semana, como algunos todavía seguían observando. Y no mucho tiempo después de esto el domingo fue declarado como el día oficial de culto de esta iglesia en todo el Imperio Romano. Y la adoración en el séptimo día comenzó a ser vista como algo ilícito.

El Concilio de Nicea, bajo el liderazgo de Constantino, fue lo que formalmente impulsó el establecimiento de una iglesia que más tarde iba a crecer mucho más - la iglesia católica romana. Esta iglesia siempre ha reflejado todo lo contrario a lo que es verdadero. Esta iglesia ha rodeado sus celebraciones de pompas y de ceremonias, usando reliquias religiosas, estatuas, cruces y un sin fin de cosas que ellos dicen representar a Dios, imágenes de Cristo y de María con el niño Jesús en sus brazos. Todas estas prácticas son completamente contrarias a lo que Dios ordena en uno de los Diez Mandamientos. Dios dice claramente que los seres humanos no deben usar cualquier tipo de imágenes para fines religiosos, que no deben adorarlas.

Al hacer eso Satanás se ha burlado de Dios, de Su Palabra, y de Sus leyes, influyendo en el aparecimiento de una iglesia que retorció y tergiversó cada una de las verdades de Dios. Y también cada uno de los Mandamientos de Dios, que enseñan al hombre la manera correcta de honrar, de respetar y de adorar a Dios.

El primer mandamiento fue quebrantado con la doctrina de la trinidad, porque esa falsa iglesia dice que hay más que un Dios. Aunque afirma, de manera muy engañosa, que los tres seres son un solo Dios. La doctrina de la trinidad afirma que existen otros dos seres, aparte de Dios Padre. Y esto es algo que va directamente en contra del primer mandamiento.

Y podemos leer la verdad sobre este asunto en Hechos 2, donde está escrito que el padre de Jesús Cristo era Dios Padre, que se reveló en el Antiguo testamento como YAHWEH ELOHIM. Y sería bueno repetir aquí lo que Dios – YAHWEH ELOHIM, dijo sobre sí mismo: “Yo soy el SEÑOR [del hebraico = YAHWEH ELOHIM] y no hay ningún otro [no hay nadie más]. No hay Dios fuera de [del hebraico = excepto, salvo, aparte] de Mí” (Isaías 45:5).

El segundo mandamiento fue quebrantado por el uso de estatuas, artefactos e imágenes, que supuestamente representan a Dios, a Cristo, y a ángeles. Cosas que son usadas como “representaciones religiosas” en sus cultos y ceremonias, y también como decoración en los edificios donde ellos realizan sus cultos.

El tercer mandamiento, no tomarás el nombre de Dios en vano, también fue quebrantado, porque todas las doctrinas que esa falsa iglesia abraza y difunde están en contra de lo que Dios reveló como verdadero. Y aún así ellos usan el nombre de Dios y de Jesús Cristo como la autoridad bajo la que están y al hacer eso ellos toman el nombre de Dios en vano.

Y entonces está el cuarto mandamiento, que fue quebrantado porque ellos invalidaron por completo la observancia del Sabbat en el séptimo día de la semana, instituyendo un falso Sabbat en el primer día de la semana, el domingo, que es el día de la adoración al dios-sol.



La Profecía Sobre Esa iglesia

El libro de Apocalipsis habla de esa iglesia, que actualmente cuenta con más de 1.250 millones de seguidores en todo el mundo. Y también están las muchas otras iglesias que han adoptado las mismas doctrinas, ya que sus doctrinas tienen su fundamento en la Iglesia Católica.

Después del año 31 d.C. la verdadera Iglesia de Dios ha continuado en las doctrinas que Dios estableció desde el principio, bajo el liderazgo de los apóstoles y del ministerio de Dios. A finales del primer siglo fueron surgiendo otros grupos que llamaban a sí mismos cristianos pero que no lo eran. Ellos simplemente habían adoptado algunas de las prácticas de Simón, el mago, que mezcló el paganismo con las doctrinas que él había copiado de la verdadera Iglesia de Dios. Sus doctrinas eran una mezcla de las historias contadas por los discípulos, de los escritos antiguos y de las historias “sobre” Cristo y su resurrección. Pero estos grupos no estaban unidos u organizados todavía.

Y no fue hasta el año 325 d.C. que Constantino comenzó a organizar y a unificar las doctrinas en una iglesia cuya autoridad estaría respaldada por el Imperio Romano. Y entonces nació la religión católica, que entonces fue unificada y organizada.

La verdadera Iglesia de Dios y la Iglesia Católica ya existían varios siglos antes de que surgiera cualquier otra organización religiosa. Y la verdadera Iglesia siguió siendo pequeña, como siempre sería, y poco conocida, porque a menudo se vio obligada a existir en la clandestinidad, lejos de los demás, sin poder hablar abiertamente sobre sus creencias. Y durante mucho tiempo, a lo largo de la historia, esa falsa iglesia ha estado persiguiendo a la verdadera Iglesia e incluso matando a los que hacían parte de ella.

Entre los años 1.400 y 1.600, surgió un movimiento del cual se originaron nuevas organizaciones que después de separarse de la iglesia católica formaron sus propios consejos y cleros. Aunque fueron muchos los grupos que entonces se formaron, los más conocidos son los que fundaron Lutero y Calvino. Y también la iglesia de Inglaterra, que se separó de la iglesia católica, entre otras razones, porque Roma no permitió que el rey Enrique VIII se divorciase y volviera a casarse tantas veces como le diera la gana o le pareciera conveniente.

Las diferencias doctrinales entre la mayoría de esas iglesias no eran tan importantes, y se resumían, en gran parte, en desacuerdos sobre el poder otorgado a los clérigos.

No todas las iglesias del cristianismo tradicional tienen una historia tan larga como la historia de la verdadera Iglesia de Dios y la iglesia católica. Ambas existían muchos siglos antes de que esas otras organizaciones religiosas se formasen o fuesen creadas. Pero de todas ellas, solamente la verdadera Iglesia de Dios tiene una historia que se remonta a los primeros apóstoles y solamente ella mantiene las mismas doctrinas hasta el día de hoy.

Esas iglesias, que se separaron de la iglesia católica, todavía conservan doctrinas de la iglesia católica como la doctrina de la trinidad, la adoración en el domingo, la sagrada comunión, la celebración de la pascua y de la navidad. Pero la Biblia no otorga a ninguna iglesia que se ha separado de la iglesia católica la autoridad para instaurar o acatar ninguna de esas creencias que acabamos de mencionar. Esas doctrinas y enseñanzas no están en la Biblia. Y la verdad es que todas ellas fueron instituidas bajo la autoridad que la iglesia católica y los papas han otorgado a sí mismos para cambiar o instituir nuevas doctrinas.

Hay un pasaje en la Biblia que identifica muy claramente a esta iglesia y a las iglesias que se originaron de ella y conservan sus mismas doctrinas básicas.

Y como Profeta de Dios voy a explicarle ahora el significado profético de estos versículos, y de otros que mencionaré más adelante sobre la profecía. Algunos de estos versículos sobre esa iglesia son tan detallados que no es difícil para las personas entender que ellos se refieren a la iglesia católica. Pero lo que la mayoría de las personas no reconoce es que ellos también se refieren a ellas mismas y a sus creencias.

El siguiente versículo menciona que un ángel ha llevado a Juan a un determinado lugar para mostrarle el poder que esa iglesia ha ejercido sobre los gobernantes y las naciones desde que fue fundada:

“Y me llevó [el ángel llevó a Juan] en el espíritu a un desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata, llena de nombres blasfemia, y que tenía siete cabezas y diez cuernos” (Apocalipsis 17:3).

La “mujer” aquí mencionada representa a una iglesia. Al igual que la Iglesia de Dios es descrita como una mujer en algunos pasajes de la Biblia. Pero esa mujer, mencionada en estos versículos, es descrita de una manera totalmente diferente a como la Iglesia de Dios suele ser descrita. Esa iglesia es descrita aquí destacando los colores brillantes y las pompas de sus ceremonias. Y esta es simplemente una descripción de la iglesia católica romana.

Aquí dice que esa iglesia está llena de nombres de blasfemia, porque ella ha cambiado las verdaderas doctrinas por doctrinas falsas, usando el nombre de Dios y de Cristo para hacer esto. Incluso los nombres que ella da a sus dirigentes son una blasfemia contra Dios y contra Su nombre, ya que algunos son llamados de papa, padres y cardenales. Estos líderes han otorgado a sí mismos la autoridad para absolver los pecados de las personas, algo que solamente Dios Todopoderoso puede hacer, a través del sacrificio de Su Hijo como el cordero del Pesaj, que derramó su sangre para que los pecados de los seres humanos puedan ser perdonados.

Y esa bestia escarlata dio a esa iglesia poder. Y el cumplimento de esto es descrito de dos maneras diferentes. Esto fue cumplido en primer lugar por Satanás, la bestia que es descrita como un gran dragón. Él ha dado su poder a varias naciones para que ellas pudiesen formar un poderoso reino. Y ese reino, que ha estado bajo el poder y la influencia de Satanás en diversas ocasiones, aunque eso ha pasado solamente cuando Dios lo ha permitido, también es descrito como una bestia, pues quien lo ha instaurado, quien está detrás del poder que tiene, es “la bestia”, el gran dragón - Satanás.

Las siete cabezas se refieren a siete resurgimientos de ese reino, que siempre han tenido lugar en Europa. En sus primeros resurgimientos ese reino era conocido como el Imperio Romano, aunque durante los demás resurgimientos ese reino estaba formado por diferentes naciones europeas. No todas las veces que ese reino resurgió él fue conocido como Imperio Romano, pero en todos los resurgimientos estaban involucradas poderosas potencias militares europeas.

Uno de los resurgimientos más conocidos tuvo lugar bajo Napoleón. Otro, el más reciente, tuvo lugar bajo Hitler, cuando Alemania estaba determinada a establecer el Tercer Reich. La palabra “Reich” es una palabra del idioma alemán que significa imperio o reino. “Tercer Reich” es el término más usado para describir ese período histórico, aunque la intención de Hitler era que eso quedara conocido como “Großdeutsches Reich” (Gran Reich Alemán). Otro término también usado es “Tausendjähriges Reich” (Reich de 1.000 años). Hitler quería transformar Berlín en la capital del “Gran Imperio Mundial de Alemania”. Y durante una conferencia en Nuremberg él dijo: “No habrá otra revolución en Alemania en los próximos 1.000 años”. Y también en esto Satanás intenta burlarse de la verdad de Dios, porque sólo hay un Milenio, que es cuando Jesús Cristo reinará como el Mesías por 1.000 años.

El ascenso de Hitler al poder durante la Segunda Guerra Mundial fue el sexto resurgimiento. Y habrá todavía un último resurgimiento, que a lo mejor ya sea un hecho cuando usted esté leyendo esto. En ese último resurgimiento estarán involucradas 10 naciones, representadas por los diez cuernos. Dios reveló a Su apóstol, el Sr. Herbert W. Armstrong, la comprensión sobre las profecías sobre los siete resurgimientos del Imperio Romano y también el significado de esos diez cuernos.

Esos diez cuernos aparecerán durante el séptimo resurgimiento. Esos cuernos representan a diez naciones europeas que se enfrentarán a Rusia y a China en la Tercera Guerra Mundial. Ese resurgimiento ha estado siendo preparado desde 1950, de manera muy lenta, pero al final tendrá mucho poder gracias a la bestia y a la mujer que la monta.

Estas diez naciones saldrán de la actual Unión Europea. Incluso ahora, mientras estoy escribiendo esto, las naciones del sur de Europa, que son parte de esa unión, se tambalean, lo que a su vez provoca un efecto dominó. Y las naciones del norte de Europa ya están hartas de tener que cargar con esto. En los últimos dos meses ha estado en discusión el “Grexit”, jargón que se refiere a la salida de Grecia de la Unión Europea. Pero antes de que todo esto termine, diez naciones se verán obligadas a unirse, como cuestión de supervivencia, porque todas las demás naciones o bien quedarán excluidas o bien abandonarán voluntariamente esta alianza.

Los principales defensores de una Unión Europea más fuerte piensan que algunos países son una carga para los demás. Ellos se refieren a las economías de estos países por las siglas PIIGS, a saber, Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España. Este acrónimo en sí expresa la frustración y del desprecio que algunos países del norte de Europa sienten hacia estas naciones. Y esto no es algo que fomenta la unión de un imperio, porque estos sentimientos, que están profundamente arraigados, siguen existiendo.

Estos versículos en Apocalipsis también describen a una mujer montada sobre esa bestia. Y esa mujer es la iglesia católica, que siempre ha tenido mucha influencia en Europa. Sobre todo porque esa iglesia fue fundada en el corazón del Imperio Romano y es gobernada desde Roma. Con el tiempo, como otras organizaciones religiosas comenzaron a surgir, especialmente entre los años 1.400 y 1.600, esa iglesia comenzó a perder su influencia sobre otras naciones de Europa. Y esa influencia merma cada vez más. Pero durante un período de tiempo muy corto esa iglesia tendrá otra vez una influencia muy fuerte sobre esas diez naciones que se unirán en ese último resurgimiento.

Y la profecía continúa, diciendo: “La mujer [esa falsa iglesia] estaba vestida de púrpura y escarlata, adornada de oro, piedras preciosas y perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación”. (Apocalipsis 17:4)

Este versículo describe su aspecto físico, que representa su inmoralidad espiritual. Y esto se puede ver especialmente en la fastuosidad de las ceremonias, de los rituales, y en la decoración del propio Vaticano. El hecho de que ellos usen una “copa de oro” en sus cultos muestra su gran perversión espiritual en lo que concierne la sangre de Cristo y el verdadero significado de la observancia del Pesaj, que, como Dios ordena, debe ser observado solamente una vez al año. Y el ritual católico de la sagrada comunión es una perversión de esta observancia, es una blasfemia contra Jesús Cristo y contra Dios. Y esto es en definitiva una abominación. Todo esto que ellos hacen es fornicación espiritual, porque ellos utilizan el simbolismo espiritual de cosas que son verdaderas y lo mezclan de manera engañosa con cosas que son falsas.

“En su frente tenía escrito un nombre misterioso: Babilonia la grande, la madre de las prostitutas y de las abominaciones de la tierra. Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos y de la sangre de los testigos de Jesús. Al verla quedé sumamente asombrado”. (Apocalipsis 17:5-6).

El nombre Babilonia aparece aquí por dos razones. La primera tiene que ver con lo que pasó poco después del diluvio en los días de Noé, cuando las falsas religiones comenzaron a surgir otra vez en diferentes ciudades, entre las cuales estaba Babel. Las personas que vivían en esa ciudad en aquel entonces decidieron construir una torre que llegara a los cielos. Las ruinas de esa torre todavía existen hoy, en la región de Irak. La corrupción y el orgullo crecían a un ritmo tan rápido en la mente de las personas que vivían allí, que Dios tuvo que intervenir otra vez para impedir que ellos siguiesen corrompiéndose.

En aquel entonces todos hablaban un mismo idioma. Y Dios confundió a los hombres con diferentes idiomas, para impedir que ellos siguiesen con su maldad. Este es el origen, la base, de los idiomas que existen hoy. Dios cambió de repente algo en el espíritu que hay en la mente del ser humano, dándoles la comprensión y la capacidad de hablar en otro idioma. Y cuando Dios hizo esto, las personas sólo podían entenderse con otras que hablaban el mismo idioma que ellas.

Esto es como si todo el mundo hablara Inglés y entonces, de repente, algunas personas sólo pudiesen hablar francés, otras japonés, mientras que otras sólo pudiesen hablar ruso. Y eso dividió a las personas en diferentes grupos. Y a lo mejor es difícil imaginar algo así, pero esto fue exactamente lo que ocurrió. Uno hablaba un idioma un día y al día siguiente estaba hablando un idioma completamente diferente, como si siempre hubiera sabido el nuevo idioma que ahora hablaba, sin recordarse para nada el idioma que hablaba antes.

Esa ciudad quedó conocida por el nombre de Babel, que significa “confusión”. Y confusión fue lo que surgió en ese día con los diferentes idiomas. Pero las prácticas del pueblo, que había crecido con diferentes creencias religiosas, ya habían creado una gran confusión por su parte. Lo que Dios hizo entonces fue aumentar la confusión que ya había entre ellos, haciéndolos hablar idiomas diferentes.

Y el nombre de Babilonia, que se convirtió en uno de los primeros grandes imperios mundiales sobre los que fue profetizado, tiene el mismo significado. Tanto Babel como Babilonia significan “confusión”. Ese nombre se ha convertido en sinónimo de las religiones y de los gobiernos de este mundo. Esos sistemas pensados por el ser humano sólo crean confusión, conflictos, disensiones y guerras. Y esto es todo lo opuesto a los caminos de Dios, que crean unidad, mentes sanas y la verdadera paz.

Esa falsa religión se convirtió en una importante iglesia, la iglesia católica romana, que ha ejercido gran poder e influencia sobre el Imperio Romano y sobre toda Europa. Y ellos han hecho esto para enriquecerse mucho, manteniendo y fortaleciendo el poder que ya tenían. Esa iglesia también es descrita como “la madre de las prostitutas”, porque todas las demás iglesias han surgido de ella.

Y desde que fue fundada esa iglesia ha perseguido a la Iglesia de Dios. Y como dice este versículo, ella es culpable por el derramamiento de la sangre de aquellos que han sido parte de la verdadera Iglesia de Dios. Desde que fue fundada ella ha sido la principal responsable por el encarcelamiento y la muerte de muchos del pueblo de Dios. Este versículo dice que ellos son los “testigos” de Jesús. Y algunas traducciones utilizan la palabra mártires, pero esto se refiere a los que han vivido fielmente según el camino de vida de Dios, en el Cuerpo de Cristo, en la Iglesia de Dios, y que han sido testigos, que han experimentado en su vida el propósito del sacrificio de Jesús Cristo; que es lo que hace posible la creación espiritual de Dios y la transformación de la mente en las personas que Dios llama.



Profecía Para el Tiempo del Fin

Dios dio a Juan la tarea de escribir el libro de Apocalipsis, pero sólo unos pocos versículos de ese libro eran para la época de Juan. Ese libro fue escrito para describir acontecimientos que iban a suceder casi 1.900 años más tarde. Y esos acontecimientos nos conducen directamente a la venida de Cristo. En los capítulos del 3 al 20 Juan describe una serie de acontecimientos que tuvieron lugar en los últimos 70 años, cuando las cosas comenzaron a encaminarse hacia el tiempo del fin. Y la mayor parte de todo esto comprehende un período de tiempo que comenzó el 17 de diciembre de 1994. Fue en esa fecha Jesús Cristo abrió el Primer Sello del Apocalipsis. Y esto dio inicio a una cuenta atrás muy específica, a la cuenta atrás para la venida de Cristo. Voy a hablar de esto con más detalles en otro capítulo, pero es necesario que usted primero comprenda otras cosas, para que pueda comprender lo que voy a abordar más adelante.

Juan primero describe a la iglesia católica romana, y después, en los versículos que siguen él habla de los resurgimientos en Europa. En el libro de Apocalipsis Juan nos da primero una visión general de esto y entonces habla de los acontecimientos que tienen lugar durante esta cuenta atrás en el tiempo del fin.

“Pero el ángel me dijo: ¿Por qué te asombras? Yo te voy a decir cuál es el misterio de la mujer, y de la bestia en que viene, la bestia de siete cabezas y diez cuernos. La bestia que has visto, era pero ya no es; y está a punto de subir del pozo sin fondo para ir a la perdición. Los habitantes de la tierra, cuyos nombres no están inscritos en el libro de la vida desde la fundación del mundo, se asombrarán al ver que la bestia era y ya no es, aunque es” (Apocalipsis 17:7-8).

Esto fue escrito en parte en la forma de un enigma. Los versículos anteriores dicen que una mujer – la iglesia católica – está sentada sobre esta bestia. Y es ésta bestia quien da a la mujer gran poder y notoriedad. Esta bestia es Satanás. Y la palabra “bestia” también es usado para describir a las naciones a través de las cuales Satanás obra para dar a esa iglesia más poder y un mayor protagonismo durante cada uno de los resurgimientos. Estos resurgimientos siempre van junto con alguna guerra. Y esa iglesia siempre ha estado involucrada, de una forma o de otra, en estos resurgimientos. Y mucho de eso siempre ha pasado entre bastidores y en secreto. Y esto es así debido al poder que en realidad está detrás de todo esto – Satanás y los demonios.

Los últimos resurgimientos no tenían llevaban el nombre del Imperio Romano, pero los primeros sí. En los últimos resurgimientos algunas naciones europeas, que tenían una inusual relación con el Vaticano y con la religión católica, se levantaron, iniciando una guerra.

La Biblia dice que Satanás será confinado en un “pozo sin fondo” y que después será liberado por un corto período de tiempo. Y el momento en que esto pasará, que es descrito en forma de un enigma, es muy específico.

La primera vez que este “pozo sin fondo” es mencionado es cuando Juan describe los acontecimientos de la Quinta Trompeta. Entonces es dicho que humo sube del pozo cuando la fase espiritual de la Quinta Trompeta comienza a ser cumplida (Apocalipsis 9:1-3). Esa fase ya se cumplió, y fue cuando Dios permitió que Satanás persiguiera a la Iglesia de Dios. Ese período de tiempo ya ha pasado, pero la última fase, la parte física, todavía tiene que cumplirse cuando Satanás sea liberado, cuando él salga de ese pozo, de su confinamiento, para provocar el resurgimiento de 10 naciones europeas, lo que resultará en una última gran guerra.

Y cuando Dios permita a Satanás salir de ese pozo, donde él ha sido confinado, Dios también permitiría que esas diez naciones europeas se unan. Cuando esas naciones estén unidas, formando una gran potencia que ya no tiene que cargar con el lastre del resto de la actual Unión Europea, estallará la Tercera Guerra Mundial.

Si Dios no tuviera todo esto bajo control y no fuera a liberar a Satanás cuando sea el momento para eso, estas naciones ya estarían en guerra. Y esto es especialmente cierto en ese tiempo del fin. Sea como sea, las naciones del mundo van camino a una Tercera Guerra Mundial. Esto es simplemente el resultado de la corrupción de la mente de las personas, de las naciones. Si Dios no interviene exactamente como Él está haciendo ahora, y seguirá haciendo, esa guerra podría durar mucho más tiempo, causando mucho más sufrimiento, angustia y una larga y horrible revuelta en todo el mundo. Dios va a intervenir no sólo para impedir que los seres humanos destruyan a sí mismos, pero Dios va acortar la duración de todo eso, porque si Dios no lo hace los seres humanos van a sufrir mucho más y por mucho más tiempo.

Ese “pozo sin fondo” es una expresión que describe algo a nivel físico y que tiene su origen en dos palabras. La primera es la palabra “pozo” que a menudo es utilizada para describir una cisterna (un lugar preparado para retener el agua) y la otra palabra es la palabra “abismo” (que es traducida como sin fondo).

Es muy difícil describir algo que existe en el mundo espiritual usando explicaciones o ejemplos de cosas físicas. Ese lugar describe un estado de espíritu especialmente preparado para limitar la capacidad de Satanás de ejercer su poder espiritual. Se trata de una condición o de un estado en el que un ser espiritual puede quedar restringido, impedido de utilizar el poder que todavía le queda. Pero mismo confinado en este abismo espiritual ese ser todavía puede transmitir ciertas actitudes de espíritu, ejerciendo así su influencia sobre los seres humanos. Y cuando en el comienzo del Milenio ese pozo sin fondo sea finalmente lacrado Satanás ya NO podrá usar su poder sobre otros durante todo el Milenio.

Satanás saldrá de ese pozo sin fondo, de esa condición de restricción espiritual, en el último y séptimo resurgimiento. Y este último resurgimiento tiene diez cuernos, que son mencionados unos versículos más adelante.



La Bestia que era y ya no es

Algunos de estos versículos están escrito en forma de enigma. Como por ejemplo, el versículo que dice que “la bestia que has visto, era pero ya no es; y está a punto de subir del abismo”. La bestia “era” puede referirse a cualquier época cuando Satanás era, cuando estaba a la cabeza de alguno de los resurgimientos en Europa, durante los cuales su poder no estaba restringido en ese abismo espiritual. Sin embargo, esta parte de este versículo se refiere a un período de tiempo muy específico. Esto se refiere a la última vez que él estuvo libre de su restricción y ha ejercido directamente su poder e influencia, cuando estuvo trabando con Alemania e Italia por medio de Hitler.

Y cuando la Segunda Guerra Mundial terminó Satanás volvió a su confinamiento, quedando su poder restringido nuevamente, ya que él ahora “no es”, no está ejerciendo todo su poder porque está confinado en el abismo espiritual desde unos 70 años atrás.

Mismo estando espiritualmente limitado, Satanás ha seguido engañando y ejerciendo su poder, transmitiendo ciertas actitudes con el fin de ejercer su influencia, pero Dios no siempre le ha sido permitido utilizar su poder e influencia para destruir, como el Destructor que es. Este versículo continúa, diciendo lo que pasará después que termine este período de tiempo, cuando él “no es”, cuando ya no podrá usar plenamente su poder porque estará confinado. “La bestia que has visto, era pero ya no es; y está a punto de subir del pozo sin fondo para ir a la perdición”. (Apocalipsis 17:8).

Aquí nos es dicho que Satanás subirá del pozo sin fondo, de su estado de restricción, para ir a la “perdición”. Y la palabra “perdición” tiene muchos significados, como por ejemplo ruina, destrucción, perecer, morir. Y su uso aquí tiene un doble propósito, porque cuando Satanás sea liberado, él se apresurará a provocar a los pueblos y a las naciones para que empiecen la Tercera Guerra Mundial. Y sus acciones causarán gran destrucción, ruina y muerte. Pero ésta será también la última vez que Dios va a permitir que Satanás incite a los seres humanos a una guerra que causará gran destrucción. Aunque después de esto Satanás lo intentará una vez más.

Al incitar una última gran guerra, que causará gran destrucción y muerte, Satanás también estará caminando hacia su propia destrucción y muerte, porque al causar una última guerra, él estará causando, de una manera más directa, su propia perdición.

Y ese lenguaje enigmático es utilizado nuevamente en la última parte del versículo: “Los habitantes de la tierra, cuyos nombres no están inscritos en el libro de la vida desde la fundación del mundo, se asombrarán al ver la bestia que era y ya no es, aunque es”. (Apocalipsis 17:8).

Esto es profético y se refiere a lo que pasará después del séptimo resurgimiento, cuando Satanás finalmente será echado en el pozo sin fondo (a un abismo espiritual) durante 1.000 años, durante el período de tiempo que comienza justo después del regreso de Cristo. Y usted puede leer sobre esto si quiere en Apocalipsis 20:1-3.

Y las personas mencionadas aquí, que saben que Satanás será encadenado por 1.000 años y se “maravillan” (o se asustan) de lo que Satanás ha hecho durante los últimos 6.000 años, se alegrarán de que él ya no podrá estar entre los seres humanos durante el Milenio.

Y “aquellos cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida desde la fundación del mundo” son los que vivirán en el Milenio y no serán influenciados por Satanás y por los demonios durante 1.000 años.

Y aquellos cuyos nombres “están escritos” en el libro de la vida desde la fundación del mundo son los 144.000 que vendrán con Cristo cuando él regrese. Esto no significa que determinados individuos estaban predestinados a esto, como algunos enseñan. Esto tampoco significa que los nombres de determinadas personas fueron escritos en un libro antes de la creación del ser humano.

“Aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida” se refiere a un número específico de personas, a 144.000 personas que según lo que Dios ha planeado antes de la fundación del mundo, serán resucitadas como seres espirituales en la primera resurrección, cuando Cristo regrese. Sus nombres han estado siendo escritos en el libro de la vida a lo largo de los últimos 6.000 años. Ellos son los que Dios ha “elegido” para ser resucitados como seres espirituales en la primera resurrección, cuando Cristo regrese.

Y el versículo 8, que acabo citar, habla de Satanás usando nuevamente un lenguaje enigmático y dice: “...al ver la bestia que era y ya no es, aunque es”. Esto se refiere a una época específica, cuando el Milenio finalmente haya sido establecido. “La bestia que era” se refiere a cuando Satanás provocará el séptimo y último resurgimiento de un imperio europeo, pero en esa época aquí mencionada él “ya no es”. La época mencionada aquí muestra que él “era”, [que él tenía poder] durante este séptimo y último resurgimiento, pero que cuando el Milenio sea establecido, él “ya no es”, él ya no tendrá poder porque será echado nuevamente en el abismo espiritual.

La expresión “aunque es” se refiere al hecho de que él todavía sigue existiendo, pero ya no puede engañar e influenciar a los seres humanos. Él sigue siendo el gran destructor él todavía está vivo, todavía existe, pero ahora él está “en” el pozo sin fondo (en el abismo espiritual), y esta vez hay un sello, que fue puesto para lacrar ese abismo, para que él ya no pueda provocar cualquier otro resurgimiento de un imperio europeo, pero también para que él ya no pueda ejercer de su influencia sobre los seres humanos, a través de las cosas que él transmite a la mente o por cualquier otro medio, durante los siguiente 1.000 años.

Y aunque gran parte de lo que yo acabo de decir pueda parecer un poco confuso, con en el tiempo esto va a empezar tener más sentido para usted, porque todo lo que usted va a experimentar a partir de ahora comenzará a encajar con las cosas que Dios está haciendo. Cuando usted “vea” esas cosas con más claridad, cuando usted “experimente” esas cosas en su vida, usted estará más entusiasmado y anhelante con todo lo que vendrá en esa nueva era. Entonces, a medida que usted comience a experimentar las cosas que usted ya esperaba, usted sentirá una alegría, una plenitud y un entusiasmo en la vida que usted nunca antes ni siquiera podía imaginar.



Lo que Dios Reveló a través del Sr. Herbert W. Armstrong

Esos versículos siguen, dándonos una visión general de las cosas que vendrán. En ese capítulo Juan describe en una especie de “esquema explicativo” el orden de los acontecimientos que llevan a la cuenta atrás para la venida de Cristo.

“Aquí se verá la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer” (Apocalipsis 17:9).

Yo he dicho anteriormente que esa sabiduría es la mente de Dios, porque esto es el Verbo (el logos) de Dios. Y sólo Dios puede dar esto a alguien. Y Dios dio al Sr. Armstrong la comprensión de que estos versículos eran para el tiempo del fin. Dios le dio la comprensión de que la palabra monte es usada en la Biblia para referirse proféticamente a las grandes naciones. Y este versículo revela claramente que la mujer, la iglesia católica, estaba sentada “en” cada una de estas bestias durante sus resurgimientos.

“Y son también siete reyes. Cinco de ellos ya no reinan; uno está reinando, y el otro aún no ha llegado; pero cuando venga, es necesario que reine algún tiempo [por poco tiempo] (Apocalipsis 17:10).

Sólo hubo una época, que duró solamente unos pocos años, cuando este versículo podría ser cumplido con el significado específico que se aplica a ese período de tiempo. Dios reveló el significado de esto al Sr. Herbert W. Armstrong cuando esto se estaba cumpliendo. Dios comenzó mostrando al Sr. Armstrong que estos versículos coinciden con algo que fue escrito por el profeta Daniel. Dios le reveló que habría un resurgimiento más del antiguo Imperio Romano (aunque no con ese nombre) y que eso iba a cumplirse antes de la segunda venida de Jesús Cristo. El Sr. Armstrong entendió que habrían siete resurgimientos en total.

Y cuando la Segunda Guerra Mundial estaba llegando al fin Dios le reveló que este versículo es un versículo profético sobre lo que estaba aconteciendo en aquel exacto momento. El Sr. Armstrong sabía que habrían siete resurgimientos y que en cada uno de ellos un gobernante específico estaría a la cabeza, como Napoleón y Hitler. Y en aquel momento, cuando Dios estaba revelando este versículo al Sr. Armstrong, el sexto resurgimiento, bajo la autoridad de Hitler, había llegado al fin.

Y de este versículo el Sr. Armstrong pudo entender que sí, que habrían siete reyes (uno a la cabeza de cada resurgimiento); cinco de ellos ya no reinaban, y el sexto estaba reinando durante la Segunda Guerra Mundial. De los siete reyes (los siete resurgimientos), cinco ya habían reinado; y uno, Hitler, estaba reinando en aquel momento, y el otro, el séptimo y último, “aún no había llegado”.

Y este versículo dice que cuando venga el séptimo “es necesario que reine algún tiempo.” La duración de ese séptimo resurgimiento será mucho más corta que la de todos los demás, pero debido a las armas modernas que los seres humanos poseen hoy, la destrucción será mucho mayor que en todos los seis resurgimientos anteriores juntos.

Y el siguiente versículo, que sigue hablando en un lenguaje enigmático, dice: “La bestia que era y ya no es, es también el octavo rey; y es uno de los siete, y va camino a la perdición” (Apocalipsis 17:11).

Y ahora, con la comprensión de todo lo que he dicho hasta este punto, queda más claro lo que dice este versículo. El que va camino a la perdición es Satanás. Satanás es la bestia que da poder a cada resurgimiento. Él es conocido como el poder de la bestia, que está detrás de cada uno de los resurgimientos. Satanás es la bestia que “era y ya no es” a la que se refiere antes.

Satanás es “uno de los siete”, porque él es el poder detrás de cada resurgimiento. Y porque él es “uno de” los siete y está a la cabeza de todos ellos, él es contado como el octavo.



Diez Naciones Unidas como Una Nación

“Los diez cuernos que has visto, son diez reyes que aún no han empezado a reinar; pero recibirán poder para reinar toda una hora, junto con la bestia. El propósito de estos reyes es el mismo, que es el de entregar a la bestia su poder y autoridad” (Apocalipsis 17:12-13).

Los diez cuernos, que aquí son descritos como diez reyes que reciben poder juntos, como “un reino”, son el séptimo resurgimiento. Estos son los diez países que se verán obligados a unirse apresuradamente como los Estados Unidos de Europa. Y poco antes de esto Satanás ya habrá salido de ese pozo sin fondo (del abismo espiritual). Él va a manipular los acontecimientos de tal manera que esas diez naciones creerán que deben unirse rápidamente, como una nación, para así poder sobrevivir a lo que estará pasando en el mundo.

Aquí dice que ellos reciben poder como reyes para reinar toda una hora junto con la bestia. Ése reino, que surgirá entonces, esa unión de naciones, no será una unión fuerte. Después de unirse ellas ya no podrán deshacer la alianza que han hecho, aunque desearán poder deshacerlo. Una vez que todo sea puesto en marcha y empiece otra guerra mundial, esto ya no puede ser “desactivado”.

Daniel describe este último resurgimiento de una manera un poco diferente en su libro, y nos muestra más claramente algunas de sus debilidades.

Daniel cuenta como Dios le dio la capacidad de entender un sueño que tuvo el rey Nabucodonosor. Daniel le contó a Nabucodonosor el sueño que Nabucodonosor había tenido, y también la interpretación del mismo. En ese sueño Nabucodonosor vio una estatua que estaba hecha de diferentes materiales, de la cabeza a los pies. El primer reino, la cabeza de la estatua, era de oro. Y Daniel le dijo a Nabucodonosor que esa cabeza representaba al propio rey y al gran reino sobre el cual él gobernaba, el Imperio Babilónico.

Daniel entonces le habló de tres otros grandes reinos que vendrían después del suyo, hasta el final de la era del autogobierno del ser humano, cuando Dios iba a intervenir y establecer Su reino en la tierra. El segundo reino que vendría sería el imperio medo-persa, el tercero el Imperio Greco Macedonio, y el cuarto el Imperio Romano o los imperios de Europa.

El último reino estaba representado por las piernas, que eran de hierro, pero los pies y los dedos de los pies eran de una mezcla de hierro y barro.

“El cuarto reino será fuerte como el hierro, y como tal desmenuzará y romperá todas las cosas. Los pies y los dedos que Su Majestad vio, y que eran en parte de barro cocido y en parte de hierro, serán un reino dividido, que tendrá algo de la fuerza del hierro, tal y como Su Majestad vio el hierro mezclado con el barro cocido. Y como los dedos de los pies eran en parte de hierro y en parte de barro cocido, ese reino será en parte fuerte, y en parte frágil. Y en los días de estos reinos [los diez dedos de los pies son los diez reyes, el último resurgimiento y la última parte de la estatua], el Dios del cielo hará que surja un reino que jamás será destruido ni entregado a otro pueblo [no será gobernado por seres humanos, pero por Cristo y los 144.000], sino que desmenuzará y consumirá a todos estos reinos; pero él permanecerá para siempre”. (Daniel 2:40-42, 44).

En esta profecía, que Dios reveló a Daniel siglos antes de revelar a Juan las cosas que Juan escribió en el libro de Apocalipsis, Dios reveló lo que pasaría, el ascenso y la caída de todos los importantes reinos de la tierra, hasta la segunda venida de Cristo en el Reino de Dios. Las profecías de Daniel revelan cosas sobre el momento exacto de la primera venida de Cristo y también muchas cosas sobre cuando Cristo va a venir por segunda vez.

En estos versículos Daniel nos revela que el Imperio Romano sería tan fuerte como el hierro, pero que al final, como los pies y los diez dedos de los pies descritos aquí, sería como una mezcla de hierro y barro. Y aquí Dios revela algo sobre esta última parte de la estatua, la última parte del antiguo Imperio Romano (un imperio europeo), que estaría unido durante un corto periodo de tiempo, al final. Este imperio sería por un lado muy poderoso, pero por otro sería muy frágil. Esta mezcla no da liga, no se puede mantener unida. Y esto es exactamente lo que pasa con la Unión Europea hoy, una unión que tiene mucho poder, pero que sin embargo es frágil.

En los versículos sobre estos diez reyes en Apocalipsis 17, nos es dicho que ellos reciben poder para reinar toda una hora junto con la bestia. Satanás es la bestia que llevará a estos reyes a unirse. Y cuando ellos se unan ellos darán “su poder y fuerza a la bestia” – a Satanás. Y esto se refiere al poder para provocar una guerra.

Aunque la identidad de estas diez naciones no ha sido revelada todavía, hay una nación de la Unión Europea que ya posee armas nucleares. Esas diez naciones tendrán muchas armas nucleares, que ellas usarán contra Rusia y China. Y esta nación específica, Francia, aunque descienda del antiguo Israel, es la nación que ha estado a la cabeza de uno de los resurgimientos anteriores. Y mismo que Francia quizá no sea una de esas diez naciones, Francia posee un enorme arsenal de armas nucleares de la que esas diez naciones podrán apoderarse. Y cabe señalar aquí que Alemania no solamente será una de esas diez naciones, sino que también estará a la cabeza de ellas.

Dios todavía no ha revelado todo el orden cronológico de estos acontecimientos, pero sabremos cuando esto pasará una vez que esas diez naciones se unan.

Y es muy posible que Dios no permita que todo el poder destructivo de esta gran guerra sea desatado hasta el final de la cuenta atrás para la venida de Cristo. Si ese fuere el caso, entonces Dios sólo permitirá que Satanás sea liberado – que suba del pozo sin fondo – más adelante, cuando ese período de tiempo esté llegando al fin. Una guerra nuclear causará una devastación inimaginable y una destrucción mucho más grande en un período muy corto de tiempo.

El periodo de tiempo de toda una hora aquí mencionado es sin duda profético y probablemente se refiere a un período de 60 días, según el significado profético que Dios ha revelado. Sea como sea, mientras yo estoy escribiendo esto nosotros todavía no sabemos cuándo comenzará ese período de tiempo.

Dios no siempre me revela las cosas de golpe, pero poco a poco. Y esto es algo que nosotros en la Iglesia entendemos como la “revelación progresiva”. Y Dios hace esto de tal manera que Él puede revelar varios otros asuntos relacionados a un determinado tema, dándonos así una comprensión mucho más amplia y la capacidad de entender Su voluntad, mostrándonos cual debe ser nuestro enfoque en el futuro. Esto es parte de un proceso a través del cual Dios también entrena, moldea y forma a Sus siervos, para que ellos estén más en unidad de mente con Él, mientras están siendo preparados para servir en una función específica en Su Familia.

Voy a hablar con más detalles del orden cronológico de los acontecimientos del tiempo del fin en otro capítulo, donde también hablaré de las cosas que acabo de mencionar aquí. Y quizá en el momento en que yo vaya escribir ese capítulo Dios ya me habrá revelado más sobre esto, porque así es como Dios ha estado trabajando conmigo a lo largo de los años. Hay patrones en esto a los que yo ya me he acostumbrado. Y esto es muy reconfortante, porque Dios me ha ido dando más confianza y fuerza a lo largo del tiempo, haciéndome testigo de cómo Él usa Su poder para revelar Su verdad y voluntad.



El Destino de la Iglesia Católica

Hay algo muy singular que va a suceder a la iglesia católica durante ese período de tiempo. Y lo que Dios ha revelado sobre esto es increíble. Esa mujer se ha sentado sobre cada bestia que ha resurgido. Y la historia revela que cada vez que ella ha hecho esto algo ha estado ocurriendo: esa mujer ha ido perdiendo cada vez más su poder y autoridad después de cada uno de estos resurgimiento.

Sin embargo, en este último resurgimiento, ella hará todo lo posible para ejercer más poder y dominio sobre estas diez naciones. Este resurgimiento es único entre todos los demás, porque su propósito al formar esa unión de naciones es totalmente diferente que en cualquiera de los otros. Este no será como los resurgimientos anteriores, donde reyes (gobernantes) han invadido otras naciones en busca de poder, riquezas y fama, fuera esto algo imaginario o real. He mencionado varias veces a Napoleón y a Hitler porque ellos son los más conocidos de nuestro tiempo. La mayoría de las personas hoy no comprende mucho la historia. En los resurgimientos pasados los reyes provocaban guerras y blandían sus espadas; como China y Rusia, Putin, están haciendo ahora. Pero los gobernantes de este último resurgimiento no harán esto.

Los gobernantes europeos verán a este último resurgimiento más bien como una cuestión de “necesidad”, de “responsabilidad”. Ellos no serán impulsados por deseos de conquista, por hambre de guerra, pero aun así van a estar implicados en esa guerra. Muchos países occidentales estaban en contra de participar en la Segunda Guerra Mundial, pero Hitler no les dejó muchas alternativas. Y estos diez países también participarán en esa guerra con la misma reluctancia.

Vamos a volver ahora a Apocalipsis 17 para ver qué más va a pasar en este último resurgimiento de una gran potencia europea:

“El propósito de estos reyes es el mismo, que es el de entregar a la bestia su poder y autoridad” (Apocalipsis 17:13). Diez líderes y naciones se unirán a regañadientes, y entregarán su soberanía a un único gobierno, que gobernará sobre todos ellos. Ellos “entregarán su poder a la bestia”. Ellos harán exactamente lo que Satanás (“la” bestia) quiere hacer y lograr través de ellos y se unirán en una potencia nuclear para contraatacar a dos naciones en un conflicto que terminará en una gran guerra. En estos momentos hay espíritus demoniacos trabajando en Rusia y en China, impeliéndoles a prepararse para una guerra mundial.

Y algo de lo que muchos no se dan cuenta, y que quizá les parezca difícil de creer ahora, mientras escribo esto, es que en estas profecías sobre los acontecimientos del tiempo del fin no se mencionan a los Estados Unidos o al Reino Unido. Pero hay profecías, de las que todavía no he hablado, que dicen que los gobiernos, las riquezas y el poder de estos países serán totalmente destruidos antes que esas diez naciones se unan. Y esas diez naciones se unirán entonces debido, en gran parte, a lo que pasará como resultado de la ruina y destrucción de los Estados Unidos.

“Ellos pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque es el Señor de los señores, y el Rey de los reyes: y los que están con él son llamados, y elegidos, y fieles” (Apocalipsis 17:14 ).

Los que “pelearán” son las diez naciones, o quizá sería mejor decir, el último poder de la bestia, que ofrecerán resistencia a Jesús Cristo y a los que vendrán con él – los 144.000. En algún momento, después de esta poderosa unión europea se haya formado, después de esta guerra, Jesús Cristo y los 144.000 que están siendo reunidos para volver con él, se manifestarán físicamente en la tierra. Y aunque ese será un acontecimiento que tendrá lugar en el mundo espiritual, y no podrá ser visto por ningún ser humano, Dios mostrará una manifestación física de ese gran acontecimiento. Y esa manifestación será de tal magnitud y resplandor que causará muchísimo miedo a todos los que la vean.

Esto podría ser comparado a algunas películas de ciencia ficción, en las que seres extraterrestres invaden la tierra. Pero las producciones de Hollywood quedan bastante cortas comparado a lo que pasará. ¿Y cómo las personas y las naciones responderán a esto? La respuesta de Rusia y de China es la más previsible, porque es muy poco probable que ellos ni por un momento se imaginen que todo esto pueda tener algo que ver con Dios. Tal cosa para ellos estaría totalmente fuera de cogitación. Lo más probable es que ellos piensen que se trata de una invasión de extraterrestres. Hoy día las personas especulan sobre la existencia de vida en otros planetas, y parecen considerar una invasión de tales seres como una posibilidad muy real. Y hasta mismo el papa ha hablado de esto. Pero si él de verdad creyera en Dios él no diría tal cosa.

Pero, ¿qué va a hacer Europa?

Aquí dice claramente que ellos van a pelear contra el Cordero. Las naciones del mundo estarán tan trastornadas por lo que verán en los cielos, algo tan grande y esplendoroso, que estas potencias mundiales, que estarán en guerra, dejarán de combatir entre ellas y se centraran en lo que ellas piensan ser una “invasión”. Ellas entonces van a combatir contra algo que no entienden, no aceptan, y que ni siquiera pueden contemplar como verosímil.

Y será entonces cuando Dios comenzará a derramar lo que el libro de Apocalipsis llama de las Siete Últimas Plagas. Estas plagas serán derramadas primero sobre China y Rusia, y sobre sus aliados, destruyendo totalmente a sus gobiernos, su poder militar, y sus principales ciudades. Dios va a destruir más de 1 billón de personas en ese momento. Y posiblemente más de 2 billones de personas morirán antes de que todo esto termine.

Estas plagas, que serán enviadas por Dios, también serán derramadas sobre las diez naciones de Europa, y causarán la misma destrucción que van a causar en Rusia y en China, pero en menor grado.

Y entonces Dios y Cristo comenzarán a extender Su misericordia a esas naciones, a las personas individualmente, si ellas se arrepienten de la necedad de su error, cuando entiendan que han sido engañadas por esa mujer. Ellas comenzarán a entender que en realidad han estado luchando contra Jesús Cristo, y muchos comenzarán a arrepentirse. Sus ojos comenzarán a ser abiertos para la verdad sobre la iglesia católica, porque ellos entenderán (los pueblos de esos países europeos) que la iglesia católica les ha estado mintiendo y engañando durante casi 1.700 años.

“El ángel también me dijo: Las aguas que has visto, donde está sentada la prostituta, son multitud de pueblos, naciones y lenguas” (Apocalipsis 17:15).

Esa falsa iglesia ha ejercido su poder e influencia sobre naciones en todo el mundo, en continentes enteros, como por ejemplo en América del Sur.

“Y los diez cuernos y la bestia que viste aborrecerán a la prostituta y la dejarán abandonada y desnuda; devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego” (Apocalipsis 17:16).

Cuando los pueblos de esas naciones entiendan que la venida de Jesús Cristo es algo real, y que han sido engañados, ellos comenzarán a exponer a esa mujer, que se ha sentado en la bestia y que les ha estado engañando durante siglos. Las mentiras de esa mujer serán expuestas, y todos verán la verdad sobre todas sus falsas doctrinas, de las que he hablado antes en el presente capítulo. La expresión “desnuda” tiene aquí una connotación espiritual, y significa que el engaño y las mentiras de esa mujer serán expuestos y todos podrán ver la verdad sobre ella.

Los pueblos de esas naciones no solamente expondrán a esa mujer como lo que realmente es, una gran prostituta espiritual, pero también su odio se encenderá contra ella y ellos comenzarán a destruir sus iglesias y el centro de su poder, donde ha estado por tantos siglos. Antes que Satanás sea arrojado nuevamente en el pozo sin fondo (en el abismo espiritual), y esta vez ese pozo quedará sellado por 1.000 años, los pueblos de esas diez naciones comenzarán a volverse en contra de la iglesia, que ha estado “montando tan alto” gracias al apoyo que esas naciones le han dado, porque esto es lo que la mayor parte de las naciones de Europa han hecho durante más de 17 siglos.

El fin de esa iglesia será rápido. Y cuando todos vean su desnudez, ellos también verán la desnudez de sus hijas prostitutas en el cristianismo tradicional, y se volverán contra ellas también. Esto allanará el camino para que la verdadera Iglesia de Dios pueda ser rápidamente establecida sobre toda la tierra.

Pero antes de abrazar toda la verdad que Dios desea ofrecerles, las personas en el mundo deben primero ver las mentiras y el engaño bajo el que han vivido desde hace mucho tiempo. Y cuando las personas empezaren a ver esto, entonces, y sólo entonces, ellas podrán comenzar a arrepentirse sinceramente. Y en ese momento Dios podrá derramar Su espíritu santo sobre los seres humanos, como Él ha planeado desde el principio. Entonces habrá solamente un gobierno y una religión, la verdadera religión, sobre toda la tierra.

Y entonces una gran noticia es dada unos versículos más adelante, cuando un ángel proclama a gran voz: “¡Ha caído! ¡Ha caído la gran Babilonia!”